Archivos Mensuales: agosto 2019

Espacios seguros en Jornadas – Rol en mesa

¡Buenas! Hoy os traemos el primero de una serie de artículos sobre los espacios seguros en las jornadas de rol.

¿Qué es un espacio seguro? Es cualquier lugar, jornadas o entorno virtual donde puedes estar a gusto y despreocuparte de juicios o de mal rollo. En definitiva, es el ambiente ideal para desarrollar nuestras aficiones y divertirnos.

Como sabéis quienes me conocéis, hay un tema que me preocupa mucho y es la necesidad de actuar frente a comportamientos de acoso que se dan en las jornadas y que quedan en segundo plano. Desde burlarnos de alguien que monta partidas porque le salió una mal, a encapricharse de una persona en concreto, el acoso mina el espacio seguro que debería haber en jornadas y provoca que tanto la víctima como el entorno dejen de pasárselo bien.

¿Cómo podemos hacer que unas jornadas de rol se conviertan en un espacio seguro? En realidad, como pasa con cualquier comportamiento injusto, lo único necesario es que actuemos y no nos quedemos en silencio cuando nos encontramos ante una situación vejatoria o que nos rechina. Este tema podría llenar un libro, así que en esta ocasión me referiré a qué hacer para convertir las partidas de rol en mesa en un espacio seguro. El ejemplo clásico lo encontramos cuando un jugador empieza a decirle cómo jugar a su compañera sin que esta lo pida o, en casos aun más esperpénticos, cuando nos encontramos con un jugador que pretende explicarle las cosas a la directora de juego.

Cuando dirigimos tenemos la responsabilidad sobre lo que pasa en nuestra mesa y una llamada de atención no nos cuesta nada y podemos mejorar mucho el ambiente, ya que no decir nada es apoyar al victimario. Si queremos actuar de forma menos directa podemos centrar la atención en la persona marginada y preguntarle en primer lugar, así le estaremos dando el protagonismo que la mesa le ha quitado por culpa de un jugador. En cambio, si estamos jugando y vemos que quien dirige se abstiene de actuar siempre podemos llamar la atención de esa persona. En cualquier caso, si la persona se queja, apoyémosla y permitamos que se exprese. ¿Qué hacer si la situación nos sobrepasa? Acudamos a la organización. En definitiva, debemos comportarnos de modo que la mesa en la que estamos disfrute de la partida.

            En futuras entradas veremos casos más complejos y nuevas opciones.  ¡Un abrazo!

– Juanan-Hirohisa

Anuncios