SALAMBINA 2015 – LA CONSAGRACIÓN DE UNAS JORNADAS

zonazero

Un año más se celebraron en Salobreña (Granada) las Jornadas de Rol  Salambina. Y se han convertido en cita obligada y referencia para todo jugón. Y decimos obligada, porque desde nuestro punto de vista éste ha sido el año de su consagración. Mayor número de actividades, mayor número de afluencia de público, mismo buen rollo de siempre. Este año, digámoslo claramente, las Salambina lo han petado.

Ya la cosa pintaba bien cuando se presentó el cartel oficial de las jornadas. Una obra original de la espléndida dibujante y colorista Esther Sanz que dejó a todo el mundo con la boca abierta.

Y en el propio cartel de las Jornadas se evidencia el creciente número de colaboradores. Primeras espadas como Devir, Nosolorol, Holocubierta, Espada Negra o Tesoros de la Marca, por mencionar sólo algunos.

cartelPero sería injusto no atribuir el mérito a quien de verdad lo tiene. Y esos son los muchachos de Rojo: los Organizadores. Desde meses antes comienzan a mover los hilos para que las Salambina sean una realidad. Y durante los tres días que duran las jornadas allí están, a todas horas, incansables, atendiéndote con una sonrisa, organizando, apagando fuegos, evitando cualquier conato de problema o mínima alteración. Vigilando para que todo se desarrolle fluídamente y realizando un esfuerzo titánico para que al terminar las jornadas todo quede en perfecto estado de revista. Honestamente, son superhéroes.

Y después vienen los muchachos de Azul: los Directores de Juego. Esos sufridos “másteres” que se sientan en las mesas para entregarte un rato de su tiempo y que disfrutes con ellos de una buena sesión de rol. Porque si hay algo que define a las Salambina, es el rol. Éste es el protagonista supremo de las jornadas: sea en mesa o en vivo, un porcentaje enorme de las actividades son roleras. Y la variedad es sencillamente, abrumadora. Fate, Pathfinder, Runequest, Cthulhu, CthulhuTech, Hitos, Blacksad, Dragon Age, Star Wars Al Filo del Imperio, Fábulas…había de todo para elegir. Y por supuesto, vivos. Las tardes y noches se llenaban con el ruido y las risas de los participantes en las partidas en vivo.

Y si el rol no es lo tuyo o simplemente te apetecía algo de tablero, hubo campeonatos de Carcassone y Dominion, y de X-Wing, y la ludoteca permanentemente abierta con un número enorme de juegos a tu disposición. Y como no mencionar a los aviadores infatigables que un año más montaron su espectáculo de Wings of Glory (impresionantes las miniaturas y el escenario), o a los recreacionistas Vikingos que incluso se marcaron un combate simulado a espada y hacha en pleno patio del colegio. Hasta  presentaciones de libros tuvimos. Mas variado, imposible.

Y un año más, la ceremonia de clausura resultó sencillamente espectacular. El número de regalos cedidos para esta ceremonia y la calidad de los mismos era abrumador. Este humilde escribiente se llevo un juego de rol Blacksad firmado y dedicado por el propio Juanjo Guarnido. Pero es que había cinco –si, cinco– de dichos manuales. Y se regalaron Numenéras, y Dreamraiders, y Triumphants!, y la campaña del Auge de los Señores de las Runas, y bolsas de dados personalizadas, y camisetas de Karmaleon Camisetas de Málaga, y nuestro querida mascota en peluche, y miniaturas de dragones del D&D: Attack Wing, y pósters de dibujos originales cedidos generosísimamente por esa genial y simpatiquísima ilustradora que es Esperanza Peinado. Nadie, repito, nadie, se quedó sin regalo. Una locura, amigos.

Pero, para ser sinceros, el aumento de actividades, de premios y de colaboradores ha sido una constante en cada nueva edición de la jornadas.  ¿Por qué éste año ha sido tan especial? Porque las Salambina se han hecho mayores. Ya no pueden considerarse unas jornadas primerizas o de segunda división. Con un número de participantes registrados de 354, las Salambina han dado un salto de importancia. Se han, como decíamos antes, consagrado definitivamente. Y todo ello, manteniendo un principio básico que se erigió desde el primer momento en bandera de las jornadas: el buen rollo y la cordialidad. Ése es, sin duda, el punto fuerte de estas jornadas. Los muchachos de Rojo son culpables de ello, pero no menos culpables son los aficionados que llegan allí. El “colegueo”, la socialización, las ganas de conocer y jugar con gente nueva son una constante los tres días que duran las jornadas.

Poco más puedo añadir. Las Jornadas Salambina se han convertido en mis tres días favoritos del año. Tres días para jugar frenéticamente, para reencontrarte con viejos amigos, para sentirte como si estuvieras en el salón de tu casa, pero un salón enorme y lleno de friquis. Unas jornadas inigualables e irrepetibles. No te las puedes perder.

Anuncios

Publicado el julio 24, 2015 en EVENTOS & PARTIDAS y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: